Manuel Vicente Barranco Rodríguez













Aprovechando que se está restaurando el misterio del Descendimiento, hablamos con el Mayordomo de la Hermandad sobre esta intervención.



Espinosa Cuadros habría afrontado esta intervención



En la confluencia de las Tiendas, Jovellanos y Mariana, puntual a la cita acude Manuel Vicente Barranco Rodríguez, Mayordomo de la Hermandad del Silencio, con el que vamos a hablar de la restauración a la que está siendo sometido el misterio titular de la Hermandad.

¿En qué están consistiendo los trabajos?
Fundamentalmente en una limpieza de policromía tanto en rostro como en las manos y pies y una anatomización de los cuerpos; se va a perder el cuerpo de talla por uno de candelero. Va a perder peso aunque entiendo que eso es lo menos importante. El tema está en la mala calidad del material empleado en su día para hacerlo; eso ha sido determinante.

¿En qué fase nos encontramos?
Ahora mismo se está acometiendo una segunda fase; la primera fue la restauración del Cristo en 1999; después una remodelación en la que se sustituyó la cruz antigua, que era de madera de abedul y de un diámetro mucho mayor que la actual, por otra de cedro. Y ahora digamos que estaríamos en una segunda, casi tercera fase, en la que se está trabajando sobre la imagen de la Virgen, la de la Magdalena y María la de Santiago, quedando una cuarta fase que concluirá con la restauración de los Varones.

¿Era necesaria la intervención?
Era muy necesaria porque las imágenes ya presentaban problemas de sujeción al paso y de estructura interna que requerían una intervención urgente. Además, sobre las que se está trabajando ahora, al ser de talla completa, casi macizas, eran las que presentaban un mayor deterioro. Según nos previno Fernando del Toro, había un riesgo muy alto de que en la salida del año que viene o la siguiente la Virgen hubiera sufrido un grave percance debido a una grieta de medio centímetro. Sin contar los hongos, polilla, carcoma y excrementos que había depositados en el interior de las estructuras.

Sin entrar a valorar la calidad de la talla sí es cierto que el material empleado es malo y una obra de arte hay que valorarla, independientemente de la calidad artística que tenga, por la calidad de los materiales empleados. Y en estas imágenes no sólo no se ha empleado buena madera sino que, además, ha sido muy diferente: desde cedro a pino flandes e incluso pino gallego. Además, hemos descubierto algo muy curioso y es que el imaginero debió de encontrarse con problemas de dilatación que subsanó introduciendo hojas de periódico y estucando encima.

¿Cuánto de restauración y cuánto de remodelación se está dando?
Las imágenes están sufriendo una remodelación importante porque se están añadiendo motivos que no existían como ciertas partes del pelo. Además, al vestirse se pierde la talla de los cuerpos que, por otra parte, en algunas de ellas es prácticamente insalvable. Eso sí, de momento la Hermandad no se deshace de ellos.

Ahora se han anatomizado, como digo, en cedro. Ello ha supuesto una reducción considerable en el peso de las mismas. La Virgen se ha quedado en 32 kg. cuando estaba pasando de los 100 Kg., igual que las dos Marías, que pasaban los 90 Kg.

¿Qué misterio se podrá ver el próximo Jueves Santo?
Básicamente no va a diferir mucho, aunque encontrar una policromía nueva con una limpieza a fondo, obviamente llamará la atención. También hay un proceso de retallaje del pelo de las imágenes y eso influirá, pero la concepción del misterio como tal permanece; la situación de las imágenes en el paso va a seguir siendo la misma, igual que la forma. Cambiará, eso sí, la ropa porque se pretende darle un estilo un tanto diferente a la hora de vestirlo. De todas formas, la que más va a llamar la atención creo que va a ser María la de Santiago. La Virgen, en cambio, la que menos.

Estamos ante una intervención aprobada por los hermanos pero, curiosamente, reprobada fuera de la Hermandad.
Son cosas que pasan siempre. Al verlo día a día, los hermanos vemos las cosas de otra forma. Por eso la mentalidad de la Hermandad no es, muchas veces, la mentalidad del de afuera. Y con esto no digo, ni mucho menos, que la Hermandad tenga la razón. Al cabildo se le expuso un informe así como las diferentes opciones y al final, entre restaurar lo que había y hacerlo nuevo, se acordó la actual intervención.

Ya cuando Fernando del Toro intervino sobre el Cristo en 1999 se redescubrió una imagen nueva y se ganó para la Semana Santa de Almería algo que pasaba desapercibido. Y en su día, el tema criticado fue la sangre que apareció tras una limpieza bajo los diferentes repintes que a lo largo de la historia se le habían dado a la imagen.

En definitiva lo que pretendemos las cofradías es llegar al pueblo y la manera en que se afronten estos temas de una manera más natural se llega más. Con este misterio que de por sí es muy conocido y representativo de la Semana Santa de Almería llegaremos aún más a la gente.

¿Qué diría Espinosa Cuadros si viera esta intervención?
Yo creo que él hubiera afrontado posteriormente una remodelación del misterio casi con toda seguridad. Estamos hablando de una obra que se hizo hace 60 años y lógicamente concebida para una forma de procesionar muy diferente a la que hoy día tenemos en Almería; además el empleo de materiales que en su día se hizo por la escasez propia de la posguerra obviamente no es la calidad de los materiales que hoy día tenemos ni la facilidad para acceder a ellos

¿Habrá que aclimatar o acondicionar la capilla?
Salvo indicaciones elementales del tipo del grado de humedad óptima, no. De todas formas, de un tiempo a esta parte se ha procurado tener cubos de agua debajo del paso para que haya ese grado de humedad.

A vueltas con la cruz
El problema de este misterio es que a diferencia de otros similares, las escaleras forman un triángulo en el que la cruz ocupa el centro. Las escaleras le servían originariamente de apoyo y aunque la nueva va en el cajillo, para bajarla habría que bajar todo el conjunto que conforma junto a las escaleras.

Además se ha comentado muchas veces que con el tiempo hay que devolverle al misterio su altura original. Ahora está en 5´85 metros y lo ideal sería que se fuera a los 6´05 mts. originales , aunque para eso habría que perder peso en las escaleras.

¿Afectará al centro de gravedad perder peso abajo y mantenerlo arriba?
Se va a notar y tirará mucho más arriba. De todas formas el problema que pueda tener el centro de gravedad ha de suplirlo la cuadrilla con una manera determinada de andar. Y eso ya es cosa del capataz.

¿Habrá que restaurar el Cristo de nuevo?
En un plazo no muy lejano habrá que intervenir sobre el Cristo de nuevo; el sistema de ensamblaje con la cruz, aunque es fuerte, es muy arcaico. Además presenta un problema en los brazos y es que se le parten muy facilmente los dedos. Normalmente el brazo se hace en una pieza diferente a la mano buscando siempre que la veta de la madera vaya en el sentido de la talla. Si el conjunto que forman ambos está realizado con una sola pieza, como es éste el caso, la veta es horizontal en los brazos y no da problemas pero en los dedos, que van en sentido vertical, el sentido de la veta sigue siendo horizontal por lo que el riesgo de rotura es muy alto. Habrá que intervenir sobre las manos, para que la veta vaya en la misma dirección que los dedos.

Un proceso de esta envergadura, ¿ofrece dudas?
Yo he tenido muchas dudas porque tienes algo que se concibe de una manera y no sé hasta qué punto tenemos derecho a reinterpretarlo, a coger una cosa y no dejarla como estaba. Casi puedo entender que no es legítimo hacerlo por mucha propiedad que tú ejerzas sobre la obra una vez que el autor te la entrega pero también entiendo que las obras hay que valorarlas de muy distinta forma; no todo tiene porqué ser arte aunque siempre queramos verlo así. El hecho de que haya una imagen de talla completa no implica que esa imagen ya sea una gran obra.

Es complicado; es como la polémica de la Virgen del Mar cuando se le quitó la ropa. ¿Con qué derecho los dominicos me muestran a la Virgen como yo no la he visto nunca o como no me ha gustado verla nunca? ¿Por qué me la cambian? Será todo lo legítimo que sea pero personalmente no me gusta. Yo la prefiero como iba y eso no quiere decir que yo tenga la razón. Y en este sentido a mi me da lástima que ya no sea el misterio que he conocido toda la vida... Pero, claro, tampoco el palio es el que yo he conocido toda la vida...

personas han leído esta entrevista.

0 comentarios:

Blogger Template by Clairvo