Una marcha del maestro Barco para Sevilla en la Semana Santa de 1935

Casi no se ve, el titular no hace pensar que en el cuerpo de la noticia vaya a aparecer el dato y sin embargo ahí está. Apenas ocupa un renglón, al final de la segunda columna, eso sí, de la primera página del Diario de Almería del 18 de abril de 1935.

UNA EXCURSIÓN A SEVILLA
Esta tarde, a las dos y media, saldrá con dirección a Sevilla, el autocar en el que marcharán a la capital andaluza, los lanchafristas organizadores de esta excursión.
Llevan los delegados de la Directiva una carta del alcalde de nuestra ciudad, en la que envían un saludo al alcalde de Sevilla, como asimismo, llevan la partitura de una marcha, del maestro Barco, dedicada a dicha ciudad.
Van treinta excursionistas, a los que deseamos que su estancia en Sevilla, sea sumamente agradable.

El viaje tuvo lugar el Jueves Santo y fue organizado por la Asociación cultural y deportiva Grupo Lanchafri. Esta asociación organizaba competiciones de todo tipo entre sus asociados. Así promovía desde concursos de fotografía hasta carreras como la que tradicionalmente se celebraba desde la Venta Eritaña hasta la Garrofa pasando por campeonatos de dominó o, como en esta ocasión, viajes. Un viaje que llevaría a treinta de sus socios a vivir la madrugada y la tarde del Viernes Santo sevillano y que serviría para hacer entrega, se supone que al alcalde de Sevilla, de una partitura del joven Rafael Barco Molina.

El maestro Barco nació en 1903 en Fuente Victoria y, entre otras obras como la zarzuela En mi jaca jerezana es autor de varias marchas para la Semana Santa de Almería, entre ellas Jesús Cautivo de Medinaceli y Esperanza Coronada pero de esta marcha a la que hace mención la noticia no se tenía constancia. No se conoce siquiera el título; tan sólo que aquellos lanchafristas llevaron en su viaje a Sevilla 'la partitura de una marcha, del maestro Barco, dedicada a dicha ciudad'.

Aún en brazos de su madre, fallecido su padre, la familia se traslada a Almería ingresando a los 8 años en el colegio de la Catedral como seise, pasando a los 15 a estudiar armonía con Eusebio Rivera, entonces director de la Música del Regimiento de la Corona y recientemente de actualidad tras la recuperación de dos de sus marchas por parte de la banda de Sorbas. Otros profesores con los que estudió fueron José Sánchez de la Higuera o Joaquín Acosta, entre otros, en la Academia Municipal de Bellas Artes del Ayuntamiento de Almería donde estudió flauta con la que ganó la oposición e ingresó en la banda Municipal.

La obra del maestro Barco es grande y abarca diferentes estilos que van desde el género chico hasta la canción moderna, los pasodobles o las marchas para procesión. Y aún hoy, casi quince años después de su muerte, sigue sorprendiéndonos como lo hacía con su orquesta en las sesiones de cine mudo en el Hesperia que se llenaban solamente para escucharle.

0 comentarios:

Blogger Template by Clairvo